GESTIÓN DEL RIESGO MUNICIPAL

La primera política nacional de gestión del riesgo se estructura desde un enfoque sistémico que articula  entidades del orden nacional, regional y local. El rol de las Corporaciones Autónomas Regionales se tipifica en el art 31 de la ley 1523 de 2012. “Las corporaciones autónomas regionales, como integrantes del sistema nacional de gestión del riesgo, además de las funciones establecidas por la Ley 99 de 1993 y la Ley 388 de 1997 o las leyes que las modifiquen. Apoyarán a las entidades territoriales de su jurisdicción ambiental en todos los estudios necesarios para el conocimiento y la reducción del riesgo y los integrarán a los planes de ordenamiento de cuencas, de gestión ambiental, de ordenamiento territorial y de desarrollo.”

La Oficina del Servicio de Pronóstico y Alertas (OSPA) del IDEAM,  envía el INFORME CONDICIONES HIDROMETEOROLÓGICAS ACTUALES N° 0779, en el cual se describen en forma muy puntual y por regiones las actuales condiciones hidrológicas, meteorológicas, deslizamientos de tierra, incendios de la cobertura vegetal y zonas costeras, que de acuerdo con los pronósticos para el territorio nacional generan diferentes niveles de alertas.

Como es bien sabido que nuestra geomorfología está representada en gran medida por lomerío, planicie aluvial y planicie fluvio_marina, constituyéndose en el territorio que se habita y a partir del cual construimos nuestra cultura con todo lo que ello encierra, que no siempre va acorde con la calidad de vida y el cuidado a las familias.

Próximo a una Ola Invernal y los riesgos que en ella se suceden en términos de población, es necesario tomar las medidas necesarias a tal efecto prevenir las calamidades que a ellas acompaña.

Ya sufrimos, de fuerte manera los embates de un Fenómeno de la Niña en los años 2010 – 2011, fenómeno que dejo una región desbastada y nos mostró lo que los excesos de las lluvias nos pueden ocasionar. Las acciones del estado relacionadas con la Gestión del Riesgo ha sido parte del crecimiento en el conocimiento y hacer desde las tragedias que han dado lugar a múltiples situaciones dolorosas para el país, toda vez que han abarcado seres humanos en su desaparición, muertes, heridos y crisis locales como las que se afrontan hoy, fortaleciendo a través de éste conocimiento, políticas, normas, planes, estrategias, actividades que nacen y  se expresan en el nivel local, donde se originan.

“La gestión del riesgo de desastres es un proceso social orientado a la formulación, ejecución, seguimiento y evaluación de políticas, estrategias, planes, programas, regulaciones, instrumentos, medidas  y acciones permanentes para el conocimiento y la reducción del riesgo y para el manejo de desastres, con el propósito explícito de contribuir a la seguridad, el bienestar, la calidad de vida de las personas y al desarrollo sostenible”. “La gestión del riesgo  es responsabilidad de todas las autoridades y de los habitantes del territorio colombiano”.  (Art. 1. Ley 1523 de 2012-).

Mediante circular 033  dirigida a Gobernadores, Alcaldes, Coordinadores Departamentales,  Distritales y Municipales de Gestión del Riesgo de Desastres, Directores de Corporaciones Autónomas Regionales y entidades operativas del Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (SNGRD) de la región Caribe, continental e insular, la dirección general de la UNGRD advierte sobre la necesidad de mantenerse alerta por cuanto según la predicción de huracanes de la Universidad Estatal de Carolina del Norte se proyectan para el Atlántico 14 – 18 tormentas tropicales, 7 – 11 huracanes, 3 – 5 huracanes intensos; por lo que se debe tener presente que lo más importante no es la cantidad de ciclones que logren desarrollarse, sino la trayectoria que tomen estos fenómenos

Este viernes 1 de junio inicio en toda la región del Mar Caribe y el Golfo de México la habitual temporada de huracanes y otros ciclones tropicales que se extiende hasta el 30 de noviembre, fenómeno que puede tener incidencia en los departamentos de La Guajira Bolívar, Atlántico, Magdalena, el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, Sucre, Córdoba, Chocó (Acandí, Unguía)  y Antioquia (Golfo de Urabá).

Los pasos de las ondas tropicales se pueden presentar en las citadas regiones de Colombia en forma de lluvias fuertes que pueden provocar inundaciones, vientos de variada intensidad, vendavales o mini tornados e incrementos de marea que pueden generar afectaciones considerables, como daños en viviendas e infraestructura pública, privada y comunitaria, representados principalmente en afectaciones en techos y ventanales, vías, cortes en la prestación de los servicios públicos domiciliarios y afectaciones sociales, como: damnificados, lesionados, desaparecidos y fallecidos. Todo ello dependerá de la severidad que pudiesen tener  los fenómenos.

La UNGRD, como instancia coordinadora y articuladora del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (SNGRD), recomendó a las entidades sectoriales y territoriales tener presente que estos fenómenos hidrometeorológicos pueden afectar a la región Caribe, por tal razón, se requiere mantener las acciones de preparación, monitoreo y alistamiento en los Consejos Departamentales de Gestión del Riesgo de Desastres -CDGRD- y Municipales -CMGRD-, de tal forma que les permita anteceder a los riesgos y minimizar los posibles daños en los municipios del caribe colombiano.
 

Para tal efecto se elaboró un detallado plan de acción de recomendaciones generales en los temas de conocimiento y reducción del riesgo, lo mismo que del manejo de desastres para que sean aplicados por las autoridades y consejos territoriales encargados de este tema en las señaladas regiones.

En el protocolo se precisa mantener durante la temporada, el seguimiento a los informes del IDEAM y las autoridades marítimas frente a las condiciones climáticas, niveles de mareas, vientos y fenómenos que puedan originarse y activar los programas y herramientas para comunicación a los turistas y operadores turísticos, previendo que conozcan las medidas de autoprotección que deben adoptar.

De igual forma se recomienda activar las estrategias departamentales y municipales de emergencias y sus protocolos de respuesta ante ciclones tropicales como los servicios de respuesta: albergue y alimentación, búsqueda y rescate, salud y saneamiento básico, logística, servicios públicos e información pública.

También se sugiere a los operadores turísticos y de embarcaciones, lo mismo que a los pescadores, seguir de cerca la evolución diaria de las condiciones meteorológicas marinas y atender las recomendaciones que brinden las autoridades.

A la comunidad, se le recomienda entre otros aspectos, realizar acciones preventivas: limpiezas de escombros, aseguramiento de techos, ventanas, vigas y columnas, poda de árboles, limpieza de canales de agua y desagües, permanecer atentos a la información divulgada a través de los medios de comunicación y autoridades locales, tener un plan de emergencia para la unidad familiar en el que se determinen rutas de evacuación, puntos de encuentro, refugios cercanos, teléfonos de emergencia dentro de la familia, entre otros.

Informarse de la altura sobre el nivel del mar al que se encuentren las viviendas para evacuar, en caso de ser necesario, con la debida anticipación al paso del huracán, e ir a un lugar distante, alto, resistente y cubierto; se destaca entre las principales recomendaciones a los habitantes de esas zonas del país.

Finalmente la UNGRD recomienda a las autoridades permanecer atentos a cualquier situación que pueda presentarse y  estar informados a través de los canales oficiales para poder brindar una comunicación oportuna.

Frente a la declaratoria oficial de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo del inicio de la temporada de lluvias en el país, es necesario tomar medidas que permitan prevenir y/o mitigar el riesgo de desastres en su población.

 

A continuación  algunas recomendaciones:

MUNICIPIO
1.-  Socializar su Plan Municipal de Gestión del Riesgo y Desastres
2.- Revisar en los Documentos del Plan de Ordenamiento Territorial o su equivalente los riesgos a que está expuesto el municipio y según la cartografía del mismo, su localización.
3.- Si no se cuenta con el Plan Municipal de Gestión del Riesgo y Desastres, construir a partir de Cartografía Social con sus respectivas secretarías y comunidades, la identificación del riesgo a la cual están expuestas, identificando la población en estado de vulnerabilidad.
4.-Con la Cartografía Social podrá tener  un conocimiento rápido de un  riesgo a monitorear  y el número de personas en estado de vulnerabilidad con respecto a éste.  No. de habitantes  que podrían afectarse.
4.- Socializar con la comunidad y buscar la participación de estas en áreas susceptibles a deslizamientos y/o inundaciones, informando y verificando agrietamientos de suelos, viviendas, levantamiento e inclinación de árboles sobre viviendas.
INUNDACIONES
1. Las inundaciones son niveles de agua por encima de lo normal debido al desbordamiento de ríos por lluvias torrenciales o subida de las mareas por encima del nivel habitual. Las inundaciones pueden ser súbitas o lentas y en zonas montañosas se pueden presentar crecientes torrenciales.
2. Aunque las inundaciones se pueden activar por las lluvias, en muchos casos ocurren por prácticas humanas inadecuadas como construcción en zonas inundables, taponamiento de cauces, tala y quema de árboles en las cabeceras y zonas de ronda, ausencia o deficiencia de desagües, alcantarillado, pozas séticas.
A. CONOCE
1. Tener presente que contamos con arroyos de invierno y por tanto es necesario tener presente el estado de las viviendas, las máximas subidas de caudal las viviendas y número de familias que viven adyacentes a estos.
2. Igual situación en las áreas de los complejos de ciénagas y humedales en general, estar atentos a la subida del Río Magdalena y de su repercusión en las corrientes del mismo como son la Zona Ribereña del Río, el Canal del Dique,  monitorear el caudal de estos cuerpos de agua.
3. Ubicar y llevar a mapas para revisión de influencia de  jagüeyes y represas, reconociendo sus zonas de influencia
4. En la zona costera el estar expuestos a mares de leva
B. REDUCE
1. Averigue si estás en zonas de ronda o protección ambiental de ríos, arroyos o arroyos de invierno.
2. No compre, alquile o construya en zonas tradicionalmente inundables o zonas propensas a inundaciones como pueden ser algunas riberas de ríos y quebradas, sus antiguos lechos y las llanuras o valles de inundación.
3. Realiza el mantenimiento periódico y limpieza de basuras de cauces, drenajes, canales y filtros.
4. En las fincas que atraviesan arroyos realizar mantenimiento de orillas y cauces de los troncos y ramas que han caído.
5. Observa y vigila cambios en el nivel de los ríos y quebradas, avisa a las autoridades en caso de represamientos o aumentos en los niveles.
6. No desvíe ni tapone caños o desagües y cursos de agua. Por el contrario, construya y proporcione mantenimiento o desagües firmes.
7. Impide la desecación de ríos, quebradas, ciénagas, lagunas y humedales.
8. Reforesta las zonas de ronda y cabeceras de los cuerpos de agua.
9. Impide que se rompan diques, jarillones y muros de contención.
10. Revise, ajuste, cambie o limpie los techos, canales y canaletas para evitar inundaciones en las viviendas. Se pueden aumentar los vendavales, por lo tanto, se recomienda estar atentos a la seguridad que tienen las tejas, si están amarradas; hacer un recorrido de techos con personal experto en el tema para evitar que se presente pérdida de tejas o daños a enseres.
11. Evitar paseos a ríos, debido a que por las altas pendientes se presentan algunos drenajes y se pueden presentar crecientes súbitas que no les dan tiempo a las personas de salir del sitio donde se encuentran.
12. Informe a sus familiares si estará en zonas propensas a inundación. Repórtese
13. Evite que el lecho del río o arroyo se llene de sedimentos, troncos o materiales que impidan el libre tránsito de las aguas.
14. Si puede ser afectado por una inundación lenta guarde objetos valiosos en lugares altos para que no los vaya a cubrir el agua. Igualmente, desconecte la corriente eléctrica para evitar cortos en las tomas.
14. Entérese del plan de emergencias establecido por el comité de emergencias de su municipio. Tenga previsto un lugar seguro donde pueda alojarse en caso de inundación. Haga todos los preparativos por si necesita abandonar su casa por unos días durante la inundación.
15. Si observa represamientos, advierta a sus vecinos y al comité de emergencias de su municipio en la alcaldía, la Defensa Civil, Cruz Roja o servicio de salud. Una disminución en el caudal del río puede significar que aguas arriba se está formando un represamiento, lo cual puede producir una posible inundación repentina.
17. Conozca la señal de alarma establecida por el Comité de Emergencias de su municipio. Si éste no existe acuerde con sus vecinos un sistema con pitos o campanas que todos reconozcan para avisar en su vecindario el peligro inminente de una crecida.
18. Se pueden aumentar los vendavales, por lo tanto, se recomienda estar atentos a la seguridad que tienen las tejas, si están amarradas; hacer un recorrido de techos con personal experto en el tema para evitar que se presente pérdida de tejas o daños a enseres.
Para enfrentar las tormentas eléctricas
1. Si está en campo abierto, trate de refugiarse en un edificio o en un auto, si no hay cerca ningún sitio donde refugiarse, póngase en cuclillas cerca del suelo y si está cerca de árboles ubíquese debajo de los árboles bajos, nunca al lado de uno grande.
2. Aléjese de ríos, lagos u otras masas de agua.
3. Si está en la piscina salga de inmediato.
4. Evite las estructuras altas como torres, árboles altos, cercos, líneas telefónicas o tendido eléctrico.
5. Si está solo en un potrero o pradera, y siente que su cabello se eriza (lo que indica que un relámpago está por caer), inclínese hacia delante, y ponga las manos en sus rodillas. Se recomienda una posición de pies juntos y en cuclillas. No se acueste en el suelo y retire todos los objetos metálicos que se encuentren cerca.
6. Evite las estructuras altas como torres, árboles altos, cercos, líneas telefónicas o tendido eléctrico.
7. Aléjese de elementos que naturalmente atraen los rayos, como elementos metálicos, tractores, bicicletas, maquinaria.
8. Considerar la probabilidad de aumento de lluvias y de tormentas eléctricas que puedan afectar la red.
Sector agropecuario y forestal
1. No cultive en zonas inundables como las orillas de ríos y alrededores de ciénagas.
2. Si destina terrenos inundables para cultivos, hágalo teniendo en cuenta que pueda cosechar y recoger los productos antes de la próxima temporada de inundación.
3. Se recomienda a todos los agricultores y ganaderos, que tengan en cuenta un posible aumento en la oferta hídrica y el aumento de la probabilidad de anegamientos en áreas de bajo drenaje.
Sector Salud
1. Programar lo pertinente ante el desarrollo de plagas y enfermedades propias en condiciones de mayores precipitaciones y baja radiación.
2. Considerar que las condiciones hidroclimáticas, favorecen en algunos sectores del país el incremento de casos de enfermedades virales y respiratorias.
3. Se recomienda no acumular basura dentro o fuera del lugar donde habita, apártela en un lugar que esté fuera del área de posibles inundaciones y mantenga tapados los depósitos donde está la basura y en lugares altos.
Sector de abastecimiento de agua para la población:
1. Considere que las lluvias intensas pueden generar crecientes súbitas en zonas de montaña con alto aporte de sedimentos y otros materiales que pueden afectar las bocatomas de los acueductos, por lo que se recomienda hacer mantenimiento preventivo en estas áreas.
C. PREPARÁTE Y RECUPÉRATE
1. Define rutas y sitios seguros de evacuación en zonas altas.
2. Participa en los simulacros de evacuación por inundaciones.
3. Acata las indicaciones de evacuación de las autoridades.
4. Ten listo un kit de emergencias.
5. Regresa a tu vivienda cuando lo indiquen las autoridades.
6. Verifica el estado de tu vivienda y las instalaciones eléctricas, de gas y agua antes de regresar.
7. Inicia la limpieza y desinfección de tu vivienda.

 

ANEXOS:

  • Directiva No 003 de la Procuraduría General de la Nación en relación a la Incorporación de la Gestión del Riesgo de Desastres en los Planes de Ordenamiento Territorial.
  • Informe de Condiciones Hidrometeorológicas  Actuales N° 0779 DEL IDEAM.

 

 

Cordialmente,

 

ANGELO BACCI HERNANDEZ

DIRECTOR GENERAL (e)

CARDIQUE

 

 

 

Enlaces Entes de Vigilancia


Correo corporativo