En 2020 Cardique le hizo el quite al Covid-19 y ejecutó 51 obras en la jurisdicción.

No obstante, el 2020 ha sido un año sui generis por motivo de la pandemia del Covid-19, la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique (CARDIQUE) logró adaptarse para seguir cumpliendo a las comunidades de la jurisdicción ejecutando obras de gran impacto que generan beneficios sociales y ambientales.

Con una importante inversión se hicieron limpiezas de canales, reservorios, construcción de canales en concreto, construcción de box coulvert, intervención de jarillones y protección de taludes. Además, como compensación, se incluyó la siembra de más de 10 mil árboles entre frutales y maderables en la zona de influencia de las obras para minimizar impactos de los gases de efecto invernadero.

En total son 51 obras ejecutadas en 2020, algunas de ellas se iniciaron a finales de 2019, pero lograron terminarse satisfactoriamente, pese a las restricciones implementadas durante la pandemia.

El director de CARDIQUE, Ángelo Bacci Hernández, explica que todas las obras realizadas en el año 2020 están consignadas en el Plan de Acción Institucional previa concertación con las comunidades de los 21 municipios de la jurisdicción y las autoridades locales. No hubo un municipio donde no se desarrollarán obras.

Cartagena

Con gran éxito, la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique (CARDIQUE) realizó trabajos de relimpia de 10 canales pluviales, incluyendo los descoles, que desembocan en la Ciénaga de La Virgen en Cartagena.

La limpieza se realizó en los canales: Barcelona, El Líbano, Bolívar, María Auxiliadora, Puerto de Pescadores, Ricaurte, Salim Bechara, San Martín, San Pablo y Tabú. Los mismos fueron recibidos por las comunidades, quienes a través de las Juntas de Acción Comunal (JAC) avalaron los trabajos que reducirán el desbordamiento de estos cauces y las inundaciones.

“En Cartagena escogimos, en concordancia con la administración anterior que lideraba el ex alcalde, Pedrito Pereira, 10 canales importantes para mitigar los impactos negativos, generados por las inundaciones recurrentes, debido a que se encontraban llenos de desechos de todo tipo”, dijo Bacci Hernández.

Recalcó que las obras en todos estos canales culminaron en julio pasado y destacó que se extrajeron más de 64.000 metros cúbicos de basura, donde se encontraron desde electrodomésticos, hasta colchones, ropa, piezas de carro y otros enseres que impedían el flujo de las aguas en época de lluvias. “Queremos enviar un mensaje a la comunidad y es que eviten arrojar desechos a estos canales pluviales porque así obstruyen su cauce y como consecuencia se producen las inundaciones que causan afectación a cientos de familias”, dijo.

El funcionario recalcó que CARDIQUE, además, realizó la siembra de cerca de 4.000 árboles en la zona de influencia de los canales para evitar la erosión, y mejorar el entorno en el Distrito de Cartagena de Indias.

Así mismo, algunos líderes consultados expresaron su satisfacción por la realización de estas obras teniendo en cuenta que disminuye el riesgo de inundaciones en su sector, pero también porque se generaron ingresos a través de la contratación de mano de obra no calificada, en relimpias manuales en gran parte de los canales intervenidos. Uno de ellos, Ciro Barona, líder comunitario del sector aledaño al canal El Líbano, destacó que se hizo un trabajo con maquinaria y manual, donde se involucró a las comunidades. “De esos canales se retiró maleza y basura de todo tipo. Por eso hoy las aguas fluyen y no hay temor a que se presenten inundaciones”, dijo.

En el resto de la jurisdicción

De acuerdo con Ángelo Bacci Hernández, se han desarrollado obras en los municipios del norte y centro de Bolívar que hacen parte de la jurisdicción de la Corporación.

Recientemente, se inspeccionaron cinco obras que se ejecutan en los municipios de Santa Catalina, Clemencia, Arjona, Turbaco y Turbana.

El recorrido se inició en el municipio de Santa Catalina, donde se inspeccionó el reservorio Cajagual, al que se le hizo una relimpia para aumentar su capacidad de almacenaje de agua.

“La obra fue terminada y actualmente garantiza el acceso al recurso hídrico a los habitantes de esa municipalidad”, aseguró Bacci.

Precisamente, Sara María Jiménez Polo, habitante de Cajagual, precisó que la relimpia del reservorio, que desde que tiene uso de razón abastece a cientos de familias, llegó en oportuno momento, ya que desde hace tiempo venían solicitando al municipio la intervención, “pero la sorpresa nos la dio Cardique, que realizó trabajos de limpieza; y hoy la poza de Cajagual se constituye en una reserva de agua para los tiempos de verano”.

De igual forma, respetando los protocolos de seguridad por la pandemia, los funcionarios de Cardique inspeccionaron las obras del box coulvert Caracolí y el canal Milagro en el municipio de Clemencia, que evitará afectaciones, como la socavación, en épocas de lluvia.

Seguidamente, la comisión de Cardique se trasladó a Turbaco, exactamente a la construcción en concreto del canal Los Ángeles. Se realizaron limpiezas en los canales Cacao y Zuleta en ese municipio.

Así mismo, se visitó la construcción del canal en concreto María Bongo, en Arjona, que está culminado.

Por último, se realizó la inspección de los trabajos de construcción del puente sobre el Arroyo Polón, en Turbana, obra que está terminada y ya está siendo usada por la comunidad. Bacci recalcó que: “es necesario realizar estas inspecciones, con el fin de revisar que las mismas cuenten con el cumplimiento del 100% de las especificaciones contratadas y además conocer el grado de satisfacción de las comunidades aledañas a estas obras”.

Igualmente, en el municipio de Mahates culminó la construcción de gaviones en Arroyo Grande, lo que evita la erosión y la inundación. Una vez se terminaron los trabajos, se sembraron cerca de 700 árboles maderables y frutales en las orillas del arroyo y zonas usadas como basureros satélites. En Monroy, corregimiento del municipio de Arroyo Hondo, se construyó un box coulvert.

Así mismo, en Soplaviento se realizó la relimpia y construcción en concreto de los canales Candelaria, Canal Pascual, Canta Rana y Ciudadela 2000, obras que mitigan impactos de inundaciones por aguas lluvias. En San Estanislao, se construyó el jarillón sector Verdeza. Mientras que, en el municipio de Córdoba, se realizó limpieza y obras de protección en el Canal Córdoba, además de la relimpia del reservorio Guaymaral.  Entre tanto, en San Cristóbal se realizó limpieza y protección del Arroyo Rabón.

De igual forma, se concluyó la limpieza y canalización del canal La Hormiga en el municipio de Santa Rosa. La limpieza y canalización del Arroyo Pescadores en Calamar y en Arroyo Corral y Munguía, en María La Baja.

Más obras

Por intermedio del Plan de Acción Institucional, CARDIQUE adelantó la ejecución de obras, entre ellas la construcción de gaviones en el arroyo Salvador y del box coulvert, en el municipio de San Juan Nepomuceno. Además, la construcción de gaviones, limpieza y construcción de box coulvert en el arroyo Alonso, en Córdoba. También, se hizo en concreto el canal El Calvario en Soplaviento, el canal Valentín Cogollo, en Arjona, la relimpia del reservorio Mateo y Palmarito, en Villanueva; y en los reservorios La Esmeralda y el Veinticinco, en el municipio El Carmen de Bolívar. De igual forma, se concluyó la relimpia del Arroyo Paso el Medio, en María La Baja y el arroyo Lolita, en Cartagena.

 

Silvopastoril

La Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique (Cardique) brinda apoyo a 310 pequeños ganaderos del norte y centro de Bolívar con el proyecto Silvopastoril, que propende por restablecer las coberturas forestales nativas asociadas a especies de pastos en más de 620 hectáreas.

El director de Cardique, Ángelo Bacci Hernández, precisó que este proyecto, que se implementa por segunda vez, busca fortalecer al pequeño ganadero para que oriente sus actividades hacia procesos de ganadería sostenible.

Los 310 beneficiarios del proyecto Silvopastoril habitan en El Carmen, San Jacinto, San Juan, Santa Rosa, Villanueva, San Estanislao, Soplaviento, San Cristóbal y Arroyo Hondo. Los pequeños ganaderos escogidos no pagarán un solo peso, sólo tienen que recibir las capacitaciones para mejorar sus hatos.

“Los pequeños ganaderos se benefician con la mejora de dos hectáreas que se intervienen, en una hectárea se siembran pasturas mejoradas (Marandú y Tanzania), la implementación de un banco de proteínas con la entrega de 1248 árboles forrajeros (Leucaena, totumo y matarratón), los cuales aportarán en la alimentación más proteínas para el bienestar de los animales. En la otra hectárea se implementará el sistema silvopastoril con franjas forestales, dotándolos de pasturas y 500 árboles maderables de especies nativas de la región para aprovechamiento al futuro”, dijo Bacci Hernández.

 

Enlaces Entes de Vigilancia


Correo corporativo